ENTREVISTA A DEREK RIDGERS: EL FOTÓGRAFO DEL MOVIMIENTO SKINHEAD BRITÁNICO

Derek Ridgers es un fotógrafo inglés, nacido en Chiswick en 1952. Trabajó sacando fotos para revistas como The Face y NME. A lo largo de su carrera fotografió a muchísimos artistas, principalmente músicos, como Morrissey, los Rolling Stones, Nick Cave, Tom Waits, Bjork, etc. Sin embargo, su trabajo más reconocido y de mayor peso es la fotografía documental de grupos juveniles característicos de la Inglaterra de fines de los 70 y principios de los 80, como los skinheads, los punks y los new romantics. En la década de los 70 empezaron a brotar estos grupos cuya estética visual era una declaración de principios en sí misma. Derek Ridgers comenzó a rondar los ámbitos habitados por estos grupos y a conservar sus imágenes, a armar una colección que hoy en día funciona como un retrato fiel y vívido de la época. Acerca de su estilo, Ridgers afirma que “siempre le preguntaba a la gente antes de sacarles una foto, para que miren a la cámara, así que hay algo mío en cada una de ellas. Pareciera que te están mirando directamente a vos, como si yo ni siquiera estuviera ahí”.

Como testigo del surgimiento del punk, Ridgers contribuyó a dar forma al aspecto visual, blanco y negro, crudo, del público y de las bandas que conformaron el movimiento, como The Clash y The Slits. Una de las fotos más célebres de Derek Ridgers, que presenta a dos chicas skinhead, fue utilizada como telón de fondo durante la gira Your Arsenal de Morrissey (aparentemente, Morrissey no pidió los permisos necesarios y utilizó la foto de Ridgers sin su pleno consentimiento). Hoy en día, Ridgers mantiene un blog (http://www.derekridgers.com/homepage/Blog/Blog.html) a través del cual cuenta decenas de experiencias vividas a lo largo de toda su carrera, y narra cómo fue fotografiar a gente como Clint Eastwood o los Beastie Boys.  Acá  nos responde algunas preguntas acerca de su rol como fotógrafo y la duplicidad de su carrera fotográfica.

blog433

­ Si dividimos tu obra entre fotografías de celebridades y artistas de cualquier tipo, y fotografías de grupos juveniles ingleses, como los skinheads, los punks, los new romantics, etc., ¿te sentís más identificado con alguna de estas dos líneas de trabajo?  ¿Hay distintas razones por las que hayas hecho ambos tipos de trabajo? ¿Hay alguna clase que prefieras?

Esta pregunta es interesante y nunca me la habían hecho. Las fotos de los grupos de jóvenes ingleses fueron casi todas tomadas a modo de hobby, mientras que las fotos de celebridades y músicos fueron todas a comisión, para revistas. El trabajo a comisión se convirtió en una carrera y recién en estos últimos años la gente se empezó a interesar en mis fotos de la juventud inglesa. Como fotógrafo, se necesitan habilidades completamente distintas para cada género, casi opuestas. Para hacer un buen trabajo documental social, normalmente es necesario observar y esperar mucho. Para sacar buenas fotos a comisión de gente famosa, por lo general hay que llegar al lugar en un horario específico y hay que trabajar rápidamente, muchas veces muy rápidamente. A veces te dan cinco minutos e incluso menos. Se necesita mucha más habilidad para hacer ese tipo de fotografía porque no solamente se necesita ser creativo sino que es necesario tener habilidades interpersonales también. Muchas veces la gente famosa, las celebridades, tienen equipos que pareciera que intentan impedir que el fotógrafo haga un buen trabajo.
En un caso, lo mejor es no hacer nada. En el otro caso no se puede no hacer nada. Si tuviera que escoger un único camino fotográfico en lugar de dos, elegiría el segundo. Primero, porque puede traer ganancias, y segundo, porque implica una mayor habilidad.

­ ¿Por qué empezaste a sacarle fotos a estos grupos de jóvenes?

Yo era fanático de la música entre mi adolescencia y mis veinte años, y había empezado a llevar una cámara prestada a los recitales a los que iba. Siempre que podía me iba hasta adelante de todo y sacaba algunas fotos, más que nada para estar más cerca de las bandas. Después, en 1976, cuando apareció el punk, la audiencia se volvió más fotogénica que las bandas. Así que giré mi punto de vista y empecé a fotografiar a la audiencia de esos recitales también.

­ Cuando empezaste, ¿tenías alguna idea del valor de lo que estabas haciendo?

Al principio no, pero alrededor del verano de 1980, cuando mis fotos estaban siendo publicadas en The Sunday Times Magazine y The Face, comencé a darme cuenta de que tenía que continuar y ver si podía publicar un libro con mis fotos. No tuve éxito en aquel momento, pero al menos encontré algunos editores que me tomaron como un fotógrafo en serio. También recibí un gran impulso de parte de gente a quien yo respetaba mucho dentro del mundo de la fotografía. Así que mi trabajo no dio lugar a ningún libro en aquel momento, pero me dio la confianza suficiente para abandonar mi trabajo en publicidad e intentar trabajar como fotógrafo.

ridgers skins 1

­ ¿Qué te hace querer sacarle una foto a alguien? ¿Qué hace que valga la pena fotografiar a cierta persona o a cierto grupo de personas?

No puedo negar que tiendo a buscar caras lindas, pero me gusta pensar que hay algo más que eso. Puedo ir a un recital en el que tal vez haya mil personas y ver solamente una o dos que quiera fotografiar. Pero, aparte de esas dos personas, posiblemente todos los que estén ahí serían capaces de ofrecerme algunas imágenes interesantes. Simplemente tengo que estar listo y ser lo suficientemente inteligente para reaccionar en el momento preciso.

­ Tu trabajo en recitales y clubes nocturnos se concentra en lo que sucedía en el fondo, pero también trabajaste tomando fotos de muchos músicos. ¿Por qué no te interesaba sacarle fotos a las bandas que tocaban en esos sitios?

Los músicos en su mayoría no eran tan interesantes visualmente cuando estaban tocando, pero sí quería fotografiar a los que sí fueran interesantes. Empecé sacándole fotos a Eric Clapton, a Labelle y a los Rolling Stones. Después apareció el punk y trajo consigo a varios artistas realmente geniales, Debbie Harry de Blondie, por ejemplo.

ted

­ ¿Por qué te parece que los integrantes de grupos tales como los skinheads querían ser fotografiados? ¿Eras un agente externo entre estas personas?

­ La mayoría de los grupos de jóvenes de Inglaterra de los 60, 70 y 80, como los punks, los teds y los skinheads, tendían a celebrar su estilo de vida, así que era bastante natural que quisieran ser fotografiados, como una forma de reconocimiento. Siempre estuve por fuera y nunca pretendí ser parte de ninguno de estos grupos. Esto es en lo que no estaba de acuerdo con Nick Knight en 1980. Cuando fotografiaba a los skinheads, él estaba vestido como ellos y se había convertido en uno más. Nunca dudé de la sinceridad de Nick ya que, en aquella época, durante un tiempo fue genuinamente un skinhead, pero eso no me hubiera funcionado a mí. Más allá de esto, yo tomaba fotos de muchos grupos distintos al mismo tiempo, a veces en un mismo día. Así que simplemente me vestía como un trabajador estatal de bajo rango.
Como fotógrafo, nunca quise ser amigo de nadie. Me alcanzaba con ser amigable, como lo fue la mayoría conmigo, pero todas las noches quería volver a casa con mi familia. No quería ser realmente amigo de nadie porque no quería ponerme, psicológicamente, en una posición en la que tuviera que complacer a ninguno de mis sujetos. Lo mismo sucede con las celebridades que fotografié también. Si hubiera podido formar parte de algo cuando era joven, hubiera preferido ser hippie. Me gustaba la ropa de los skinheads pero prefería la música de los hippies.

­

skin

¿Te parece que tu rol como fotógrafo funcionó como una manera de pertenecer a o tener que ver con este tipo de grupos sin dejar de estar en la periferia?

Sí. Me di cuenta de que sí tenía ganas de formar parte de un grupo juvenil y tener una vida más emocionante. Pero no lo sabía en aquella época. Supongo que mi fotografía era un intento de vivir algo que estaba fuera de mi alcance.

­ ¿Pensás que tuviste alguna influencia sobre la manera en que recordamos a los grupos que fotografiaste?

­ Probablemente, en cierta medida. Si alguien tiene uno o dos libros publicados que cubran la manera en que la gente se veía durante cierto período, es probable que se conviertan en parte de cómo recordamos a esta gente.

tatoo

¿Te parece que la gente reacciona ante las cámaras de otra forma hoy en día?

Sí, cuando empecé, muchas veces me decían “sos la primera persona que me saca una foto”. No creo que eso sea posible hoy, ya que todo el mundo tiene una cámara o un smartphone.

De entre toda la gente a la que fotografiaste, ¿podés elegir un sujeto que sea tu preferido?

­ Creo que si alguien es lo suficientemente famoso, todo lo que hagan es visualmente interesante. Como Marilyn Monroe, por ejemplo. Existen muchas fotografías suyas que son malas, pero no hay ninguna que carezca totalmente de interés. Así que elegiría a alguien conocido, como Keith Richards, Tom Waits o Grace Jones.
Pero si te referís a estos grupos de gente joven, sin dudas elegiría a los skinheads. Fueron unos años interesantes para mí, pero yo era muy ingenuo. Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora nunca hubiese empezado. De todos modos, estoy contento de haberlo hecho.

Keith Richards © Derek Ridgers/ photoselection

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s