JOHN LURIE JUEGA A PESSOA: MARVIN PONTIAC, EL BLUSERO APÓCRIFO

John Lurie es un ser muy particular. Conocido tanto por sus papeles en las primeras y más clásicas películas del director neoyorquino Jim Jarmusch así como por ser el líder de los increíbles Lounge Lizards, podría decirse que es uno de los personajes más interesantes salidos de la era más culturalmente fructífera de Nueva York. Durante 20 años los Lounge Lizards fueron la plataforma principal a través de la cual canalizaría todas sus ideas musicales y artísticas.

John Lurie

En 1998 la banda cumple su ciclo natural y Lurie se encuentra solo y con un futuro musical incierto. Durante años había pensado en sacar un disco en el cual él se encargara de las voces, pero tal idea le parecía un poco pretenciosa y ostentosa, además de que para una persona tímida como John, el solo hecho de pensar en cantar era suficiente para gatillar en su mente miles de inseguridades y dudas, por lo que esta idea siempre quedaba estancada. Pero estamos hablando de John Lurie, y las ideas para llevar este disco a cabo no tardaron en aparecer.

Decidió que lo más conveniente sería crear un alter-ego, una versión de sí mismo que no generara ningún tipo de sospecha acerca de su verdadera identidad, cosa que por un tiempo logró. John Lurie ahora se llamaría Marvin Pontiac.
Nacido en Detroit e hijo de padre maliense y madre judía neoyorquina, Marvin fue aparentemente un bluesman dueño de un talento y una originalidad únicos, tapado por la masa de artistas pioneros del rock and roll de su época y olvidado por décadas.

El papel de Lurie en toda esta invención sería el de recopilador y rescatista sonoro de la música de este señor Pontiac, sacando un disco con todas sus canciones (híbridos entre el blues y la música africana) y una biografía en el interior de este, plagada de eventos bizarros como abducciones alienígenas y ejecutivos de compañías discográficas cortando el pasto de su casa para conseguir un contrato, terminando con su deterioro  mental y posterior muerte en 1977. En el booklet también se encuentran supuestas fotos de este señor, todas borrosas y tomadas como si fueran a escondidas, ya que creía que las fotografías le robaban el alma a la gente.

Toda esta farsa llegó a tal punto que se sumaron músicos de alto perfil diciendo que Marvin Pontiac los había influenciado de jóvenes y les había dado el coraje para meterse en el mundo de la música. Entre ellos David Bowie, Leonard Cohen e Iggy Pop. Incluso Allmusic publicó su biografía por un tiempo, como si se tratara de un músico que realmente existió. De hecho, podría decirse que así fue y que así continuará siendo mientras su música exista. Marvin Pontiac es un fantasma muy real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s