RICHARD BRAUTIGAN: EL OLVIDADO DE LOS SESENTA (PARTE I)

Algo importante tiene que haber sucedido en los 60´s que hicieron de esa época un momento irrepetible, cuya estela perdura. En gran parte, lo mejor de la literatura norteamericana surge en ese período o alcanza un esplendor especial por entonces, con  San Francisco como polo magnético. La Generación Beat, Robert Crumb, Timothy Leary, Philip Dick… y a este listado tendríamos que agregarle el nombre de Richard Brautigan.

Nacido en 1935 en Tacoma, su padre nunca lo reconoció y su madre lo abandonó a los nueve años en un hotel de Montana. No le queda más remedio que formarse por su propia cuenta. A los veinte, hambriento y desesperado, apedrea una comisaría, con la intención de que lo encierren y le den de comer. Sin embargo, el altercado sólo sirve para que determinen que no está en sus cabales. En el hospital le diagnostican paranoia, esquizofrenia y depresión y se lo somete a una rutina de electroshocks. (En ese mismo hospital luego filmarían la emblemática película: Alguien voló sobre el nido del cuco, basada en la icónica novela de Ken Kessey)

 

En San Francisco se dedica a escribir poesía y mantiene una tensa relación con las editoriales, que acaso le sirve como inspiración para imaginar una biblioteca de libros rechazados. Idea que plasmó en su novela The Abortion y que Todd Lockwood, discípulo y amigo del autor, volvió real en 1990. Biblioteca que permanece activa hasta el día de hoy, en Vancouver. Dicha biblioteca, conocida como la “Biblioteca Brautigan”, alberga manuscritos inéditos rechazados por las editoriales. Cualquier libro puede formar parte del catálogo, siempre que el autor se haga cargo del costo de encuadernación. Todos los libros son admitidos, ya sean aburridos o incomprensibles o escritos con faltas ortográficas. Es posible que dicha biblioteca esconda grandes tesoros y que los editores no se hayan avivado aún. Llama poderosamente la atención las categorías en las que se dividen los manuscritos: Familia, Guerra y paz, Naturaleza, Vida Urbana, El Sentido de la Vida, El Futuro, Poesía y Todo lo demás.

En 1956 conoce a Virginia Adler, que se convierte en su primera esposa. Ya por entonces (y pese a que tuvieron una hija: Ianthe), Richard Brautigan sostiene una vida disoluta. El matrimonio se rompe en 1963.

En 1964 se publica la novela: Un general confederado de Big Sur, que fue un fracaso editorial rotundo, menospreciado por la crítica y por el público y en 1967: La pesca de la trucha en América (que en realidad es su primer libro, aunque se haya publicado después). Entonces, su suerte da un volantazo. El libro se convierte en un éxito masivo. Tan grande su fama, que nunca pudo sobrevivir a ella. Continuará publicando otras novelas y poemarios, pero ninguno de sus libros estará ni cerca de repetir la fórmula del éxito. Cuando los 60´s agonizan, Richard Brautigan se convierte en el símbolo de su decadencia. Alcohólico, mujeriego e incomprendido.  Sin embargo, un puñado de fieles lo considera un héroe.

11b07ff5-fe31-4bf7-ae79-37276c2c60bc.jpg

Al mejor estilo Vonnegut, desde el punto de vista estructural, sus novelas se caracterizan por estar confeccionadas por capítulos muy breves que, en conjunto, conforman una  gran historia. En el caso de Richard Brautigan, esos capítulos breves también pueden leerse con cierta autonomía, como pequeñas anécdotas independientes e  interconectadas (lo que imprime a sus libros un ritmo ágil de lectura). Muchos lo consideran naif e incluso infantil. Ron Loewinsohn dice que Richard Brautigan escribía como alguien que no hubiera leído nunca, cosa que de hecho era cierta. Sus novelas suelen narrar episodios de poca importancia y suele haber una suerte de intriga que se sostiene hasta el final, incluso cuando la resolución del enigma decanta por lo absurdo. Don Carpenter escribió: “Si alguna vez tomaras cocaína durante cuatro o cinco días, sin comer o dormir nada, te pondrías en el estado normal de Richard Brautigan”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s