FUTURE DAYS: EL KRAUTROCK Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA ALEMANIA MODERNA DE DAVID STUBBS

 

Kraut era la forma despectiva que tenían los estadounidenses para referirse a los soldados alemanes durante la Primera y Segunda Guerra mundial. Es lógico que la idea de una etiqueta que englobe a todo el rock alemán surgido a fines de los sesenta bajo el nombre de krautrock sea igual de ofensiva, por eso David Stubss se ataja en su libro Future Days, publicado por Editorial Caja Negra, al subtitularlo como “El krautrock y la construcción de la Alemania moderna”. Esta aclaración da a entender que el término, como suele suceder, es una imposición para hablar de manera general de un momento y un contexto, pero que las sonoridades eran tan amplias que lo torna vago y ambiguo (al igual que en algún punto el grunge: un ámbito geográfico en común con grupos disímiles desde lo sonoro y estético).

future days

Desde la página uno Stubbs reniega del krautrock, término que impuso- un poco en broma y un poco enserio- la revista británica Melody Maker a principios de los setenta para abarcar todo el mapa musical del país (como sucedió también en los ochenta y noventa con el emocore ¿No es acaso toda música emotiva? Cuestionaban los músicos que cayeron bajo esta etiqueta por la revista punk Flipside). Es negando el krautrock que se puede hablar del krautrock. Stubbs tenía tan sólo diez años cuando los mejores discos del género aparecían y eran ninguneados en su país de origen (y consumidos con devoción en Gran Bretaña, parte de Europa y Estados Unidos), pero su revisionismo y trabajo periodístico y crítico del género es firme y concreto: no se casa con ningún grupo, no tiene problema señalar los errores y en dejar testimonios bruscos, escribe con énfasis de todo lo sucedido: desde el rock psicodélico de CAN y la escena de Colonia, hasta la intromisión de Brian Eno en el mapa.

Al tratarse de un libro sobre un género musical que no se define por especificaciones sonoras sino geográficas, las páginas recorren todo el mapa de Alemania. Una Alemania devastada por la guerra y dividida, pero que funciona como un semillero intelectual y creativo. Si bien se hace hincapié en los grupos más conocidos como Kraftwerk también repara en bandas absolutamente oscuras como Limbus.
Hasta entonces la única forma de introducirse al género era mediante el famoso Krautrocksampler editado por Julian Cope,  cantante de Teardrop Explodes, pero ese libro se queda en un mero racconto de grupos,sin generar un analisis delos grupos, del contexto o de los diversos sonidos y escenas dentro de lo abarcativo que es el krautrock. En cambio, Stubbs propone un recorrido inteligente, sin atajos, toda la historia del género es contada pero sin caer en la obviedad cronológica. Lo hace a través de capítulos que focalizan en grupos ( Faust, Neu!, Amon Düül entre otros)  pero también en microescenas de diversas partes del país (Hamburgo, Berlín) sin abandonar otras cuestiones clave como las nuevas tecnologías (desde sintetizadores hasta la grabación multipista) y el rol de la música concreta, como por ejemplo la influencia de Stockhausen y lo que pasaría a conocerse como Kosmische Musik debido al uso etéreo del sintetizador.

kraut 2

Future Days no es un libro inocente, escarba en la juventud alemana que tuvo que vivir y reinventarse desde el silencio que imponían sus padres y abuelos, partícipes de un genocidio. Los testimonios de los músicos, muchos captados en la actualidad, son en de a momentos angustiantes: “En el colegio los nazis todavía conservaban sus lugares (…) Todo seguía en su lugar y nosotros nos revelamos contra eso” cuenta uno de los integrantes de Amon Düül.

Si bien no se pueden obviar los horrores de la guerra el libro focaliza en otro lado, en la bataola creativa de chicos angustiados, punks del otro lado de la vereda. Músicos y artistas rupturistas asqueados de su propio lugar, obligados inventarse de cero.

Future Days no se olvida del rol de los soundtracks de Popol Vuh para las películas de Werner Herzog (click acá para acceder a la nota) y de la otra postura frente a lo que sucedía en la época, la llamada  la importancia de todos los sonidos que se generaron y como influyeron en las décadas posteriores (y hasta la actualidad), pero principalmente  en el post punk. Por eso Future Days es un libro interesante para leer inmediatamente después que “Post punk: romper todo y empezar de nuevo” de Simon Reynolds. (No es casual que ambos periodistas hayan fundado la revista Monitor). Si bien el estilo de escritura difiere bastante del de Reynolds, comparte lo didáctico, de cada capítulo uno aprende algo, incluso si está familiarizado con el género. Las biografías de los músicos son más enciclopédicas, sin tanto vuelo literario, lo que le da un tono un poco más frío, acorde a la música.

can

Future Days es un recorrido integral por uno de los fenómenos musicales más intrigantes y ricos surgidos fuera de las potencias anglosajonas, y el krautrock es en definitiva un término que sirve como excusa para darle un marco a eso sucedido.

Compartimos a continuación algunos temas y discos claves del krautrock:

Compartimos también un artículo que hicimos sobre versiones de Kraftwerk en otros idiomas: Click Acá. Y el de Popol Vuh y Herzog acá. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s