DOCUMENTALES DE PROPAGANDA CONTRA ATAQUES NUCLEARES

El mundo es un lugar cada vez más extraño: YouTube sirvió para la difusión de prácticamente cualquier registro, desde videoclips, fails, innecesarias grabaciones de recitales con una calidad paupérrima y también muchos life hacks (trucos para para solucionar situaciones de manera hogareña). Es en esta última categoría que ingresa una nueva herramienta, la de las impresoras 3D. No es difícil encontrar tutoriales sobre cómo hacer armas o incluso prótesis. Hay quienes utilizan estas herramientas y tecnologías para la diversión, pero también están aquellos que las usan para alimentar su propia paranoia y, en muchos casos, odio.

Libros como The Anarchist Cookbook de William Powell o Steal This Book de Abbie Hoffman sirvieron durante los setenta para intentar fallidas revoluciones de izquierda, y luego fueron utilizados por movimientos de ultra derecha. Estos manuales enseñaban desde cómo hacer una bomba de napalm hasta cómo armar un porro. Obviamente fueron libros prohibidos, como en la actualidad está sucediendo con algunos de los mencionados los tutoriales  de YouTube que pueden funcionar como una gran amenaza. Sin embargo, los propios Estados plantaron la paranoia mediante diversos tutoriales audiovisuales durante los años setenta. La mayoría de ellos fueron para generar conciencia (o paranoia) en los ciudadanos respecto a qué hacer en caso de que haya una guerra nuclear, situación que hoy los medios de comunicación (incluyendo obviamente la gran Internet) no se cansan de difundir como una inminente posibilidad.

Desde mayo de 1980 el gobierno británico publicó una serie de videos con el amarillista título de Protect and Survive, en el que se explica lo que es una explosión nuclear y qué hacer para escapar o esconderse de ella. Se trata de un material hilarante para los tiempos que corren, pero que en la época fue considerado crucial para la población inglesa. Es una clara evidencia de la manipulación desde el terror.

Gran Bretaña no fue claramente la única: la Oficina de Defensa Civil de Estados Unidos también compartió esta clase de material desde los años cincuenta. En muchos casos se utilizaba animación, no se sabe si para alivianar la supestamente angustiante situación o por una terrible subestimación de sus ciudadanos. En este caso el protagonista es una tortuga.

Acá otro ejemplo de 1959.

Acá otro caso de un hombre que levanta su propio refugio antinuclear, insólito.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s