TREINTA AÑOS DE WATCHMEN

En septiembre de 1986 Alan Moore y Dave Gibbons corrían el paradigma del cómic de superhéroes al lanzar Watchmen, una novela gráfica con elementos argumentales, psicológicos y políticos nunca antes visto.

La distribuidora Del Nuevo Extremo se encarga de traer al país una edición de lujo en tapa dura de ese cómic fundamental para la historia el género.

El origen británico de ambos artistas hizo que la historieta tuviese otra aproximación, diferente, más psicológica que la que proponen los guionistas estadounidenses, dentro de una gran firma norteamericana como fue en ese caso DC. (Moore venía haciendo trabajos descomunales como su relectura de La Cosa del Pantano y su polémico trabajo con Batman: The Killing Joke, que acaba de estrenarse en su versión animada.)

En un principio, Alan Moore había propuesto el rescate de diversos personajes que DC había adquirido al comprar la firma Charlton Comics, pero la idea se descartó y se crearon personajes desde cero. Watchmen es una novela gráfica que logra entrecruzar diversos elementos y crear su propio universo entre la ciencia ficción realista y el noir.

La historia transcurre en 1985 cuando un héroe enmascarado llamado The Comedian es asesinado. Este hombre había formado parte de un grupo de justicieros enmascarados llamado The Minutemen, que fue desarticulado e ilegalizado, pero él siguió trabajando por su cuenta. Un ex compañero, Roschach, decide ponerse la investigación al hombro luego de que la policía se desentendiera rápidamente.

Rorschach2

Con este punto de partida, la historia se desarrolla en un inmediato pasado alternativo donde se vive un futuro distópico en el que Estados Unidos ganó la guerra de Vietnam en pocos días gracias a su único y verdadero superhéroe, el Dr. Manhattan, quien está más allá de todo, sabe el futuro y puede materializarse en diversos lugares a la vez. Los medios de comunicación comienzan a acusarlo de causar cáncer en sus allegados y es exiliado en Marte.

El grupo conocido propiamente dicho como The Wathcmen es sugerido por Richard Nixon para superar el escándalo del Watergate. Es así como aparece uno de los temas fundamentales que tornan a la novela gráfica de Moore en una verdadera obra literaria: se involucra con temas de actualidad, la política no solo interna estadounidense sino también con el terror a la Guerra Fría y las armas nucleares. Watchmen trata otros temas con un gran nivel de complejidad, como el silencio y el acoso sexual dentro del mismo grupo. Manipula con soltura temas densos en un ambiente en el que los superhéroes son otra cosa más que hombres y mujeres con calzas y capa, son funcionales a un sistema y no están idealizados, son humanos enmascarados que intentan hacer las cosas como pueden, ni siquiera bien.

1

Desde lo estructural el cómic se plantea en doce capítulos con elementos de metaficción muy importantes para la narración: desde recortes de diarios, fragmentos de las memorias de uno de los integrantes de Watchmen y un texto sobre un cómic de piratas que lee un muchacho dentro de la misma novela gráfica. La complejidad de capas de Watchmen lo torna en una historia compleja y hasta angustiante, con un tono oscuro que es animado por la paleta de colores utilizada por el colorista John Higgins sobre los dibujos de Dave Gibbons. El grueso de la historia se mantiene en páginas divididas en nueve viñetas, lo que genera secuencias claras con cambios de plano que le dan una velocidad de lectura terriblemente audiovisual (que no pude transmitirse en su versión cinematográfica, dirigida por Zack Snyder).

99

La complejidad del guión, de la estructura, los dibujos y planos, y la originalidad de la historia fueron suficientes para que el afamado premio Hugo de novelas de ciencia ficción fuese otorgado a Watchmen en 1988 y para que figurara en el ranking de la revista Times como una de las mejores novelas de todos los tiempos, trascendiendo así el mero mundo del cómic y tornándose desde el aval mediático en una obra “adulta”, que merece ser leída sin prejuicio.

La edición de lujo de tapa dura que distribuye Del Nuevo Extremo incluye una cantidad interesante de extras al final de los doce tomos: toda clase de bocetos de las portadas, de las ediciones francesas, de la creación de los personajes, gráficos sobre la distribución de viñetas en cada página y más. Una gran oportunidad para leer uno de los comics más importantes y rupturistas del siglo XX y para introducirse en el trabajo de Alan Moore y Dave Gibbons, quienes continuaron con grandes obras por separado, como V de Vendetta y Give Me Liberty, entre otras.

01_frenchcovers_gibbons_lecomedien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s